A través del programa de Ciencia Básica del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, el académico Ómar Jacobo Santos, investigador del Instituto de Ciencias Básicas e Ingeniería de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, desarrolla un proyecto sobre deshidratación de alimentos con el fin de conservar los nutrientes básicos y ahorrar energía eléctrica.

Este proceso de deshidratación consiste en eliminar la humedad del producto, por lo que al retirar hasta 10 por ciento de la humedad, los microorganismos no tienen la posibilidad de consumirlo. El método que empleó fue el aire caliente.

En una entrevista para la Revista Virtual Pro afirmó que existen otros procesos de deshidratación, pero con estos se pierden los nutrientes de las frutas y por ello planteó la forma de mantener las propiedades en los frutos al deshidratarlos, por lo que aplicó la energía exacta para maximizar la cantidad de los nutrientes por medio de técnicas avanzadas, que tienen que ver con la regulación de la temperatura y el análisis de nutrientes.

Esto beneficia directamente el uso de energía eléctrica y los costos de producción, porque son menores. El ahorro de energía puede ser de entre el 30% y 50%, lo que en dinero representa hasta 1500 dólares.

Información tomada de: http://www.revistavirtualpro.com